lunes, 29 de julio de 2013

En tránsito

Disfruta no sabiendo lo que va a pasar.

Un día inesperado
 
Como últimamente escribo mis entradas anidadas en Twitter, rescato un tema raro, que aquí, como con el cerdo, se aprovecha todo.
Dos cosas que me generan mucha ansiedad: los pasillos y los desplazamientos. Digo desplazamientos, porque no es lo mismo que viajar. Viajar es más genérico, y en líneas generales, salvando el miedo a lo desconocido, me gusta mucho.
Un desplazamiento de A a B, como un pasillo es una situación o cosa que implica tránsito. No se queda uno a vivir en un pasillo. Los pasillos se hacen de forma que sean agradables e inviten a pasar pero no tanto como para que la gente se quiera instalar en ellos.
Y además, los que hacen las películas de miedo conocen el recurso de la ominosidad de un pasillo con una luz parpadeante y un niño al fondo.


Seguro que un psicoanalista tendría tela para cortar con el asunto de los pasillos: al pasillo de casa de mis padres ya le dediqué un post en su día. En ese pasillo me partí un diente pocho, al enganchar un pie en la moqueta un día de carreras idiotas entre la cocina y la sala para comprobar estupefacta que en ambas televisiones se veía exactamente lo mismo -séh... lo de las buenas ideas viene de antiguo-.

Ahora tengo un pasillo cortito. Y sigo pensando que me separa innecesariamente de las cosas que quiero -debería vivir en una casa redonda-. No me desoriento tanto como en el de mis padres, pero no me gusta. No. Niet. Nein.

Parecido los desplazamientos. Me perturba la idea de que hay veces que no se llega. Cómo mi mente enlaza los dos conceptos, no me preguntéis. Pero casi siempre, al llegar fechas de desplazamientos frecuentes de los míos, o míos, me encuentro metida en un círculo vicioso de malestar. Y no me gusta, porque realmente, lo cierto, es que si no te mueves, no estás viviendo.

Pero, ¿y lo del teletransporte?

Me dicen que meterse en una máquina de teletransporte y salir "mosqueado" (@quimtestar).


La gente normal no piensa estas cosas, sospecho. De todos modos, estoy esperando ver qué tiene que decir Bill Bryson de los pasillos -me flipa su libro "En casa", ojalá la mitad de instinto didáctico y curiosidad que él*-.

Como dice Quim, siempre nos quedará la imaginación:

O meterte en un coche a hacer kilómetros hasta que se caigan las pestañas.

¿A alguien le pasa lo mismo?

*¿Sabíais que la comida enlatada se inventó en metales ligeros -al principio pesaban un quintal- hacia 1880? ¿Y QUE EL ABRELATAS SE INVENTÓ EN 1925? 45 años abriendo latas a cachiporrazos... esto me devuelve la fe en que la gente de tiempos antiguos era normal, ¿a quién no se le ocurriría montar en una minimoto sin saber cómo frenar primero? A mí, por ejemplo.

domingo, 28 de julio de 2013

Semana 30, trigésimo placer

He fallado más de 9000 tiros en mi carrera. He perdido casi 300 juegos. 26 veces han confiado en mí para tomar el tiro que ganaba el juego y lo he fallado. He fallado una y otra, y otra vez en mi vida. Pero nunca me he dado por vencido. Y es por eso que he tenido éxito en la vida.
Michael Jordan


El reconocimiento.

Pero flojito. Hace poco, unos trabajadores de una entidad conocida en el mundo de la discapacidad me hicieron una entrevista con video-reportaje ultrasecreto -poco, está por ahí, pero ya sabéis, el anonimato- sobre la discapacidad y la Universidad. En ella me hicieron preguntas, que como no salían en los cortes, tenía que repetir un poco a la manera gallega, dándome la risa floja por el ligero tono infantil que le daba a mis respuestas. Esto es, por ejemplo "¿qué dificultades tuviste que superar para X?" y responder "las dificultades que tuve que superar para X..." eso, me sonaba cándida a mí misma.

No me escuché con voz porque ya era suficiente trauma verme moviéndome -lo vi una vez- y pasé a compartirlo con mi familia y allegados. Las muestras de cariño han sido alucinantes, las he acogido con gusto, me he sentido querida. Las guardo en mi memoria. Luego, poco a poco, me ha ido dando ataque de vergüenza, humildad, qué sé yo, y me daba bastante palo estar presente mientras miraban el vídeo. Solía apartarme bastante a 3 km mientras pasaban los 6 minutos que dura -la última vez, incluso me oí hablar, creo que de esta ya no me recupero-.

Es una cosa curiosa. Me ha gustado, me he sentido querida, pero luego también me he sentido expuesta y algo avergonzada. Un poco como en este blog -y mira que en realidad expongo poco...-.

Y las personas más importantes, que tenían que haber visto el video -mis padres-, aún no lo pudieron ver por dificultades técnicas -el Internec- y porque ya están en Sitio Perdido -donde no hay Internec-. Quedan ellos por verlo.

viernes, 26 de julio de 2013

Semana 30, fotografía trigésima

¿Cuál es la característica humana más universal? ¿El miedo... o la pereza?
Waking Life
 
Esperando el impasse, para solearme (o no), dejar pasar las horas perezosamente y olvidarme de cómo se hacía todo. Olvidarse hasta de cómo se cabrea uno. Vivir sin darse cuenta.


Sólo moverme para hacer el clic de la fotografía.

miércoles, 24 de julio de 2013

Psicofonías mentales

Otra cosa que me enoja, es hablar acerca de quién comenzó el punk rock. ¿Fueron los Sex Pistols en Inglaterra? ¿fueron Los Ramones y los Velvet Underground en Nueva York? ¡a quién mierda le importa! es sólo música. No sé quien lo empezó y me importa una mierda, la única cosa que se es que lo hicimos más pesado claro, ¡más rápido y con más amor nena! 


SLC Punk

Esto es un refrito con el que salgo habitualmente en Twitter. Qué queréis, no lo puedo evitar, es verano y el calor me achicharra las neuronas.
Una cosa que siempre digo es que si existiera la telepatía, ya no podría ocultar que tengo la cabeza hueca estoy distraída . Cuando mi mente se queda en blanco, entra en bucle con fondos musicales extraídos de mi memoria auditiva. Y mi memoria auditiva es un DJ hortera de bolera. Yo me esfuerzo escuchando rock del güeno, pero a veces cuando parece que estoy reflexionando, tengo una banda sonora mental muy lamentable.

Después de esto me vais a tener lástima. Los sonidos que van a oír si pinchan en los vídeos pueden herir sensibilidades.

Hit para cuando tengo congestión nasal:

Pensamiento-gatillo: "No puedo respirar". Memoria auditiva pincha:


Inciso: en esta canción entiendo "nopuedorespiraaar... lavidaquemedás...".

Para cuando me estoy preparando para salir a bailar:

Pensamiento-gatillo: "Bailar" -sí, soy simple-. Memoria auditiva pincha:


Para cuando leo la palabra "sensual":

Pensamiento-gatillo: no hace falta. Memoria auditiva pincha:


Para cuando me doy un golpe:

Pensamiento-gatillo: "qué dolor...". Memoria auditiva pincha:



Inciso: en esta canción entiendo "encima de un armario". Así que una mujer encima de un armario era un poco WTF todo.

Para cuando hay que hacer algo con ritmo:

Pensamiento-gatillo: "un-dos, un-dos... ah-ah-ah-ah, esteyin alaif...": Y entramos con:


Esta no entra en las deleznables, que me gusta. Y sirve para cuando tengas que hacer una reanimación cardiopulmonar -que le reste seriedad a la situación es otra cosa-.

Para cuando son Navidades -sí...-

Pensamiento-gatillo: ninguno, sólo hace falta quedarse en blanco y que sea Navidad. Memoria auditiva pincha:


Para cuando estoy en la cocina, o alguien comenta de hacer una barbacoa:

Pensamiento-gatillo: "¡la barbacoa!". Memoria auditiva dándolo todo con:


Y ahí, remezclando con Georgie Dann a tope. Vergüenza ajena de la memoria. Mucha.

Tengo una memoria auditiva muy sensible -REEETORCIENDOPALABRASDAMOR!-, que no debería estar expuesta a lo deleznable, pues se infecta con facilidad. Me horroriza pensar que si un día pierdo lo poco que me queda de oído, SÓLO voy a poder recordar todas estas canciones...

¡Rápido! ¡Pon AC/DC!

SIGÜASEFASTMACHÍN, SIKEPJERMOTORCLÍN, SIGÜASTIBESGÜOMAN I JAD EVER SIIIN!!!


Menos mal.

domingo, 21 de julio de 2013

Semana 29, vigesimonoveno placer

- ¿No los odias?
- ¿El qué?
- Estos incómodos silencios. ¿Por qué creemos que es necesario decir gilipolleces para estar cómodos?
- No lo sé, es una buena pregunta.
- Entonces sabes que has dado con una persona especial. Puedes estar callado durante un puto minuto y compartir el silencio. 


Pulp Fiction

El silencio después de nueve días de barullo. Cuando las calles se vacían y la rutina vuelve del respiro. Caminar sin ruido y sin esquivar masas.

Binibeca, 2010

Como una ciudad en vacaciones.

viernes, 19 de julio de 2013

Semana 29, fotografía vigesimonovena

Aunque a veces no lo recordemos, nada de lo que sucede se olvida.
El viaje de Chihiro 

Como no puedo hacer fotos esta semana -cosas de la vida 1.0-, tiro de fotografías de viajes y aprendo un poco más del Lightroom 4 (que poco me cunde, la verdad).

Todas con mi sufrida cámara compacta Canon Ixus IS80.


Londres


Viena



Punta Galera


domingo, 14 de julio de 2013

Semana 28, vigesimoctavo placer

Aaah... señora Dalloway... Siempre organizando fiestas para disimular el vacío.


Las Horas

La expectativa feliz.


Es curiosa la necesidad del ser humano de festejar. ¿Por qué será?*
Me canso rápido de las fiestas, y sin embargo, el primer día y la expectativa del primer día es difícilmente superable.

*Me estoy leyendo "En casa" de Bill Bryson. Espero que tenga algún dato interesante sobre las fiestas.