martes, 27 de octubre de 2009

Lo que siempre quiso saber y nunca se atrevió a preguntar de... ATENAS (Parte II)

-Toula, tenemos que hablar.
-¿Ahora?

-Es una noche muy especial para ti. Tienes tus deberes. En mi noche de bodas mi madre me dijo: "Las mujeres griegas seremos corderitos en la cocina pero somos tigresas en la cama".
-No dejes que tu discurso acabe así...
Mi Gran Boda Griega
Y continuando la anterior entrada...

Por lo que he podido comprobar, los griegos son extremadamente religiosos. Tanto, que cualquier sitio es bueno para colocar una pequeña capilla:


Perfectamente integrada en el paisaje urbanístico.

Mención especial se merecen los uniformes de ¿la guardia real? griega. Me asalta la duda de cómo se diseñan y sobre todo quién hace las coreografías de la marcha real, militar, o lo que sea eso.


Porque, amigos, ver cómo agitan la borla del zapato... no tiene precio.

¿Eso es para intimidar al enemigo? Ehm.


Uf, con el vuelo de la falda...

Por otra parte, los griegos son grandes fans de la creación de atmósferas al más puro estilo de Hitchcock. Qué digo, Hitchcock un aficionado al lado de éstos.


Esto, enfrente del hotel. Para verlo de noche...

Y edito próximamente con otra perla... Estén atentos a sus pantallas... bwahahaha...


Esto sí es censurable, señora Gómez-Sindedosdefrente... La peli se podría haber llamado... "Novias sangrientas"

En cuanto al cuidado de los lugares emblemáticos, los atenienses se encuentran actualmente inmersos en las obras de reconstrucción de la Acrópolis (para datos históricos ya teneis la Wikipedia), y en recuerdo a los antepasados espartanos (los de 300), acometen las obras con un gesto de gran valentía como es no observar ninguna medida de seguridad. Que los cascos son muy incómodos. Y arneses, pa qué.



Enresumiendo: no es la ciudad que más me haya apasionado, lo cual es una pena, porque potencial tiene mucho... eso, y que la comida está cantidad de rica. Pero como todo tiene un pero, barata no es precisamente...

Sin embargo, como con todo, hay que haber estado para opinar. Así, que vayan, vayan... pero luego no digan que no avisé, ¿eh?.


domingo, 25 de octubre de 2009

Lo que siempre quiso saber y nunca se atrevió a preguntar de... ATENAS (Parte I)

- Mi padre solo creía en 2 cosas, que los griegos tenían que enseñar a los no-griegos lo que es ser griego, y que toda dolencia desde psoriasis hasta sarpullidos se puede curar con limpiacristales.
Mi Gran Boda Griega
Atenas es una ciudad muy entretenida. Tanto, que si uno se acuerda de aquellas fórmulas matemáticas que contenían letras del alfabeto griego, puede dedicarse a hacer sudo... ¿cómo? ¿que no recordáis ninguna?... Bueno, yo tampoco.



Los griegos son señores que valoran mucho las cosas. Sus vinos valen 30 euros, aunque tengan sabor a Don Simón, y una etiqueta indescifrable. Claro que luego descubres en el Dutifrí que aquel vino vale... 8 euros.

También se preocupan porque toda la ciudad vaya a tono con la Acrópolis. Mucho. Para ello, la actividad se divide en tres áreas:

1. Ornamentación de la ciudad y alrededores de la Acrópolis con vistosas (no voy a decir graffiti, que no merecían ese calificativo) pintadas. Eso refuerza mucho la atmósfera de destrucción.


En la parte inferior de la foto... si es que hay que decirlo todo...

2. Adecuada ambientación de las calles con bolsas de basura correctamente distribuidas en las calles de mayor tránsito. Que se vean (y huelan) bien.

(No, de eso no tengo foto. Me negué a hacer una foto así. Ahora ya me pueden acusar de hacer acusaciones infundadas, lo sé. Siempre hay que tener documentos gráficos que lo atestiguen. Pero, qué queréis que os diga. Pasaba de que me mirasen raro por hacer fotos a la basura. Así que sólo os queda creerme.)

3. Ésta se podría encuadrar en el área de concienciación sobre el calentamiento global. Si tú, intrépido turista, te sales un paso del centro (Monastiraki, Plaka, Syntagma, Evangelismos... mirad qué nombres más molones), te quedas sumido en la oscuridad más absoluta. No hay alumbrado público. Y eso no contribuye a crear inseguridad ciudadana. Qué va. Para eso, tenemos a los SWAT, por todas partes (bueno, menos por lo oscuro... o por lo menos, yo no vi. Para qué arriesgarse.).



Siempre en grupos de no menos de ocho. Me intriga pensar en si las gafas forman parte del uniforme. Aunque... ahora que lo pienso... el conjunto de policías recordaba más bien a esto:


Lo siento. La seriedad no es lo mío. No confundir con que no respeto a las autoridades. Qué va. Ehem.

Y entonces, ¿en quién podremos confiar los intrépidos turistas en Atenas para regresar a nuestro hotel, sanos y salvos?



Efectivamente. En cualquiera de los miles de perros callejeros que pueblan las calles de Atenas. Son tan serviciales, que con un "¡Hola perrito!", mueven la cola (¿por qué siempre son tan desafortunadas estas expresiones?), y te siguen hasta dejarte en la puerta del hotel.

Todos ellos en buen estado de salud, con un buen número de chapas colgado al cuello (control veterinario, a pesar de vivir en la calle, están cuidados), y capaces de sobar entre hordas de orcos turistas.


Éste incluso ha conseguido mimetizarse con el medio.

¿A que no contaron todo eso en "Españoles por el mundo"? Y más que queda por contar. Pero como me he cansado de escribir, lo dejamos para la futura edición.


viernes, 23 de octubre de 2009

Volando voy, volando vengo

- ¿Para qué la salida de emergencia a diez mil metros de altura? Ilusión de seguridad.
- Sí, supongo.
- ¿Por qué los aviones llevan mascarillas de oxígeno?
- Para poder respirar...
- El oxígeno, te coloca. En caso de emergencia respiras hondo debido al pánico, de ese modo te vuelves eufórico, dócil, aceptas tu destino. Está todo ahí, aterrizaje de emergencia a mil kilometros por hora... caras inexpresivas, tranquilas, como vacas hindúes.
- Es una teoría interesante...

El Club de la Lucha
(Ya he vuelto. Poco a poco, que aún no me he repuesto de tanta moussaka...)

Una parte del tiempo que he desaparecido la pasé en el cielo. Miré a ver si había una Barbijaputa, ¡es emocionante viajar pensando que cualquiera de ellas podría serlo!. Pero no creo que estuviera. Todas llevaban medias de 40 deniers (jó, no encuentro el post...). Que me fijo un montón.

Bilbao-Madrid: o también llamado, "el vuelo de los yupis". Fácilmente reconocible ya que como su tiempo es oro, se empeñan en meter maletas, por encima de tu cabeza sin darte tiempo a protegerte de la caída. En caso de que caiga, eres tú el que se ha puesto en medio. Si es que lo vas buscando.

También existe el otro tipo de fauna que se va a Punta Cana, y por supuesto no van a facturar el maletón. Qué va, si en ese vuelo no factura nadie (sólo los garrulos, como yo). Es equipaje de mano. Aunque necesiten tres azafatas para alzarlo por encima de sus cabezas. Que ni Perurena, oiga.



Y ahora, los misterios que siempre quise aclarar, pero aún no he podido...

¿Por qué todo, pero TODO el mundo se empeña en hacer cola, cuando aún no han abierto la puerta de embarque? ¿Sortean los asientos y no me he enterado? Si es que la gente se estresa porque quiere... ser el primero, tiene su cosa, pero ¿ser el número 87 de una fila de cien personas... compensa?



Un día de estos tengo pensado empezar con la coreografía de Full Monty. A ver quién me sigue...

¿Por qué siempre te toca el pequeño cabrón niño que te pega patadas en el asiento, ante el pasotismo de los padres? Es un maravilloso ejemplo de feedback negativo: tú miras fuerte a los padres...



Los padres pasan un poco más de tu cara...



El niño golpea aún MÁS fuerte...


Arg...

Entonces, uno empieza a pensar que la castración selectiva no debería estar tan mal vista.

Madrid-Atenas: comida a bordo. Sopesas el cuchillo que acompaña a la microcomida... Y sale el psicokiller que todos llevamos dentro... y tienes pensamientos suicidas...

¿sería posible matar a alguien con un cuchillo así...?
.....
¿cuánto tardaría en matar a la choni maleducada pasajera distraída que me ha echado el asiento hacia atrás, de forma que podría morderle la cabeza, por supuesto sin preguntar, para qué si son cuatrohorasdeviajedenada?
.....
¿mancharía mucho? Bah, tendría que hacer mucha fuerza con el cuchillo este...


Si supieras lo que pienso...

Atenas-Madrid: cuarenta minutos de retraso. Cola del avión. Tres gañanes en los asientos traseros.



También, comida a bordo. Ellos piden vino. Lo tiran. Tres veces. Todo regado con risas de orangután subnormal. Insultos a las azafatas. A uno de ellos le estiraría del piercing en la lengua, le daría la vuelta a toda su cabeza, y se lo insertaría en la nariz. Con un agujero nuevo, y hecho con el cuchillo antes mencionado. Estoy en comunión mental con el 97% del avión. Todo el mundo estamos a punto de cometer el asesinato del Orient Express. ¿Cómo nos los repartiremos? Qué emoción...

Llega la hora del aterrizaje. Por supuesto, ellos no han apagado la p*t* PSP, ni los p*t*s MP3. Ni piensan hacerlo.

Azafata: Tenéis que apagar eso... Es un aparato de electrónica, y está prohibido...

Supergañán con cara de listillo: ¿Electrónica?

Azafata: Sí, ¿o no sabes qué es eso?

Supergañán listillo: Oh, yo pensaba... que era un aparato... "metafísico", ¡¡¡jiáaaa, jiáaaa!!!

Gilipollas. Os exterminaba ya sólo por el chiste, coño.

Y que luego pidan la hoja de reclamaciones... Qué cerca estuvimos de la masacre. Menos mal que aterrizamos.

Madrid-Bilbao: bien, gracias.

De verdad... no podría ser azafata. Mi salud mental se resentiría...más.


viernes, 16 de octubre de 2009

Bionicada del día (II)

- Si no traes a tu hermano de vuelta, ¡me haré el Hare Krishna!
- Es Hara Kiri, mamá...

Los Goonies
¿Qué puede suceder si entras a recoger reactivos de un congelador de -80ºC (sí, datos irrelevantes, lo sé, pero... ¿a que molan?), que está al fondo de un pasillo en un laboratorio de prácticas?

(Ya me vale, podría haber hecho un cocris)

Que abres la puerta tranquilamente, y detrás de ella te espera... esto:



¿Qué puede pasar si entras en el laboratorio de prácticas, te encuentras un señor escalpado detrás de la puerta, y con tú lógica sorpresa exclames bien alto y claro (que otra cosa, no, pero sentido de la propiedad tengo un rato): "¡¡Ostia, qué susto, jiji!!"?

Efectivamente... que ese día había prácticas. Y mucha gente.

(Me ausento unos días... a un país donde hay muchas ruinas, y no, no voy de vacaciones... voy a esto...)



A un congreso. Ya os contaré, que también tengo mi historia de cómo paso el tiempo (¿dónde venderán esas gafas? ehem...).

¿Habrá entradas programadas? Qué emoción...


Actualización: Mira qué tarde es, que no puedo escribir otra... bueno, es por no dejaros en vilo. Para que veáis que a veces pienso.

martes, 13 de octubre de 2009

Ingenieros del mundo... ¡escuchadme!

- ¿No los odias?
- ¿El qué?
- Estos incómodos silencios. ¿Por qué creemos que es necesario decir gilipolleces para estar cómodos?
- No lo sé, es una buena pregunta.
- Entonces sabes que has dado con una persona especial. Puedes estar callado durante un puto minuto y compartir el silencio.

Pulp Fiction

(Perdón por el retraso. Pero es que la vida... la vida nos lleva por delante. Y en ocasiones, las farolas.)


He vuelto a la piscina. Y con ella, a las actividades que implican agua. Pero tal vez debería de explicar por qué dejé de ir a la piscina. Bueno, también está el descubrimiento de que las chaquetitas ajustadas que antes me sentaban tan monas, en aquel entonces me hacían parecer un cruasán. No sé si la cosa ha mejorado pero no hay nada como prenderle fuego a la ropa que te decepciona.

Que me lío.

Todo ocurrió un día, en que como cada semana, Biónica bajaba a hacer sus largo-paradalarga-largo (es que el aliento cuesta de recuperar... ehem) a la piscina municipal. Como los audífonos no se inventaron de forma que fueran resistentes al agua(*), no importaba, se los sacaba, los guardaba en su cajita... Y se hacía el silencio.


Como éste, pero sin corderos.

(*) Ingenieros del mundo... esto es una indirecta.

Se mete en el agua, y se sumerge en la misma reflexión de siempre... Combinada con la acostumbrada febril actividad mental que la caracteriza.

.....(ruido de estática ocultando vacío cerebral)


.....(más ruido de estática cerebral)

-"Bueno... ¿y cómo oirán, los que oyen normal (claro, y yo anormal),dentro del agua?... ¿como yo? ¿oirán glubglubglub? ¿hacen las burbujas ruido? ¿y hacer una pedorreta bajo el agua? ¿se oiría?..."

.....(otra vez ruido de estática cerebral)

-"Bueh... la viejalgorroflores se va... y su cuadrilla... y hombre, el atletacienmetrosmariposa, también... y ésos de ahí que parecen nuevos... qué racha, se han puesto de acuerdo..."

.....(estática cerebral)

-"Vaya, parece que las luces fallan un poco... al socorrista le pasa algo... igual se está estirando... tantas horas sentado en una silla, claro, es lo que tiene."

Al tercer largo... un denso humo empieza a invadir el recinto de la piscina.



-"Uh-oh. Algo "quizás" no va bien..."

Sale del agua. De los nervios, le ataca el calambrazo de costumbre que la mantiene inmovilizada, anclada a la chancleta (qué sería de mí si no me pasara algo más). Claro, no puede andar hasta que el pie recupere una posición adecuada para andar. Y si se descuida y lo despega antes de tiempo tiene garra en vez de pie. Dolor aparte.

Por fin, renqueante se encamina al vestuario entre la humareda... ya en el vestuario...


(*)
(*) Ingenieros del mundo: si no habéis captado la indirecta de antes... esto es una amenaza. ¡Audífonos waterproof ya!

-Arg... aymadre... ayquéhago... los audífonos, los audífonos... ¿dónde mierda están?... corre-corre, ¿y si es un incendio y soy tan lerda que me he quedado aquí? Ayyy... ¡ah-aquí están! Aish...

Se lanza por los pasillos (cambiada, que ni aunque tenga el fuego a la vista a la puerta, saldrá sin vestir - es increíble las cosas absurdas que se piensan en esos momentos-). Llega a la recepción.

Biónica- ¿Pero qué %&/$ ha pasado ahí dentro en la piscina?

Recepcionista- Ah, jijí... es que verás... ha habido un pequeño incendio por un pequeño cortocircuito... y hemos tenido que desalojar un poco...

Pues eso. No sé por qué, pero he vuelto a la piscina. Ah, y el puente estuve haciendo barranquismo, que es una actividad muy molona... y pasada por agua. Con lo cual, sí, ingenieros del mundo, me he aburrido un poco por no poder conversar con mis amigos... pero eso no sería nada, cuando me han llamado unas quinientas veces para posar para las fotos (Biónicaaaa... ¡foto!) haciendo el panoli rappel. Y en todas salgo así:


Pasando de vuestra cara. Pero es que no era mi intención. Y es un rollo hacer cosas que en realidad no quieres.


martes, 6 de octubre de 2009

Bionicadas

No importa lo fuerte que golpeas,
sino lo fuerte que eres cuando te golpean
y que puedas seguir adelante...

Rocky Balboa
¿Hay algo peor que llegar tarde a coger un autobús?

Sí, y es tener que hacerlo corriendo.

¿Hay algo peor que llegar tarde y corriendo a coger un autobús?

Sí, y es intentar pararlo desde la otra acera con el consabido gesto, mientras corres.

¿Hay algo peor que llegar tarde, corriendo, haciendo gestos desde la otra acera para parar un autobús?

Sí, y es que corriendo, y haciendo el gesto para parar el autobús tengas que volver la cabeza hacia atrás para verlo.

¿Hay algo peor que llegar tarde y corriendo, haciendo gestos con la cabeza vuelta hacia atrás para parar el autobús?

(Ya paro...)

Sí, y es que surja de la nada una gigantesca farola.

¿Hay algo peor que todo eso? (ya me he cansado...)

Pegarse la leche con retroceso, y romperse el audífono.



¿Pero lo peor de lo peor?

Efectivamente... que el hijoputa del conductor no pare.

Para todo lo demás... Mastercard.