martes, 23 de marzo de 2010

Monguers de laboratorio

Vamos a llevarnos bien, porque si no van a haber hondonadas de ostias aquí ¿eh?

Airbag
Ante todo, mil gracias a todos los que comentáis y mis disculpas por no haber podido contestar los comentarios. Bastante hacéis que no sé cómo es que no os vais (aún).

Este post surge después haber leído a Wardog. Si no lo habéis hecho aún, ¿a qué estáis esperando para ir a su blog? Nos habla de los lúsers de su empresa. Y a mí me inspiró para hablar de los monguers de mi laboratorio. Tanto tiempo sufriéndolos como una hemorroide. En silencio.

Después de haber estado largo tiempo inmersa en un agujero negro de trabajo-marrón -uséase, todo aquel trabajo que no es de tu tesis-, me queda un hálito de vida para darle a la tecla, a ver si le doy vida a este blog. O eso, o prenderle fuego.



En éstas que estaba yo enrecuperándome de la última reunión "de equipo, pero sin equipo".

Que básicamente viene a ser como que cada miembro del laboratorio vaya, cuente sus resultados y búsquedas de su súper tesis molona en pañales, mientras que tú y otro tan pringado como tú, tenéis que hacer magia para hacer el trabajo-marrón "en equipo", combinándolo en complicados malabares con la tesis, y todo en el plazo de un año, que es lo que dura el contrato.



Y todo, porque los jefes tienen la frase mágica:

-Es que si no lo hacéis vosotras, ¿y pedírselo a los otros compañeros...? Es que ya veis, que vaya personajes...

Porque, si recuerdan, en anteriores ediciones, se habló de la existencia del Jevi, y del indi(chileno). Y la verdad, que visto lo visto, razón no les falta mucha.

Hoy me explayaré con Jevi -dicho con todo mi respeto a los jevis del mundo, que tengo más amigos jevis, pero como éste, no conozco a ninguno-.
Jevi también podría ser llamado "Risitas". Todo le hace gracia. Y cuando digo todo, es absolutamente todo. Puede estar escuchando una charla que le des sobre el colisionador de hadrones (obviamente no doy charlas de ésas, pero algo por el estilo), mientras que su cuerpo se agita morado de la risa y luchando por mantener una... ¿seriedad?... ¿compostura?... ¿tuttifrutti?...

Biónica- Así que si siembras las células, y las dejas crecer overnight, cuando las recojas, estarán en una fase exponencial del crecimiento, y es por esto que es mej... ¿de qué te ríes?
Jevi- Grmmblfxxssjijiiji, mmmm... ji-jí... No, de nada, de nada.
Biónica- De algo te reirás, que esto no tiene ni puta gracia ¿no?.
Jevi- GROMFHXSSSjijijiijiii, ay nó, es que me estaba acordando de un profesor de la carrera, que decía... bueno, no importa.
Biónica- En serio, no eres normal.
Jevi- Jijijiji, pero si lo hacemos todos, gromfxhsssjijiji.

(La risa queda congelada momentáneamente en cuanto mi cara alcanza esta expresión)


Y conste que al principio me hacía gracia. Otra particularidad del Jevi, ya comentada anteriormente, consiste en deleitarnos con sus soliloquios. Sólo que estos soliloquios han alcanzado cotas de psicofonías ambientales de laboratorio.

Estás trabajando. Cierta paz invade el laboratorio. Es la calma que precede a la tempestad:

-GROMFHXXXSSS, peroquépasa, kjashdais bsibisí, ¡claroclaro! peroqué... juashudhsgy bisbisbisibisí...

Jevi también es capaz de expresarse con mucha propiedad. Sólo que la propiedad la tiene en el momento o el lugar equivocados. O las dos cosas a la vez.

Reunión "de equipo, pero sin equipo":

(Nota aclaratoria: Jevi actualmente se encuentra investigando lo que hay en las fosas nasales que no son mocos- y no pongo más detalles, no vaya a ser que me rastree... es que colecciona hachas)

Superjefe-Bien, Jevi, cuéntanos qué resultados has tenido la pasada semana.
Jeviprofesional- Bien, pues he estado mirando lo que sale de los agujeros de las narices de los pacientes...
Superjefe- ¿Agujeros? Jajaja. Querrás decir fosas nasales, ¿no? jiji un poco de propiedad, ¿no? ¡que estamos en una reunión!
(Podría ser peor. Podría haber dicho bujero)
Jevi- Um, sí, esto... sí. Em... y eso, que he estado mirando los datos de los orif... esto, fosas nasales... y resulta que de uno de los agujeritos de una señorita...
(OMG. Esto es mejor de lo que esperaba. Debe ser el agujero del potorro y no me había enterado)
Superjefe ojiplático- ¿QUÉ? Juas. ¡Pero Jevi! ¡Pero qué cosas tienes, caramba! Jajajaja...

(Sigue la reunión...)

Jevi- Bueno, pues de los ORIFICIOS nasales, crecieron unas colonias, que no eran el verde de siempre, sino así como un color verde "lechuga".
(Qué intriga. Muy sospechoso. Lechuga no es un color. Se ponga uno como se ponga.)
Superjefe- ¿Verde lechuga? Oh, qué interesante. Biónica, ¿cuando hiciste esto mismo, viste de alguna que diera un color parecido?
Biónica- Yes, jefe. Aunque la única que habría dicho que da colores parecidos, era más bien verde amarillento... lechuga ya lo creo que no.
Superjefe- Pues habrá que mirar, ¿no?

(Más tarde, en el laboratorio. Jevi me enseña su verde lechuga-no seáis malpensados-):

Jevi- Ésta es.
Biónica- GRMFXJAJAJAJAJA... ups perdón. ¿Verde lechuga dijiste?
Jevi- Sí.
Biónica- Macho, qué lechugas comerás, que por lo menos serán radiactivas.

Pero mira, eso ya no le hace tanta gracia.

Señor, lo que tengo que aguantar.

lunes, 8 de marzo de 2010

Pecado capital-Ira

Not being able to see, isolates you from objects.
Not being able to hear, isolates you from people.

Immanuel Kant
Ya tardaba en escribir un post de éstos. Y por esta vez, no va a ser gracioso, ni en la línea habitual del blog. Porque la ira es muy fea. Y creo que aún no se han inventado situaciones jocosas alrededor de ella.

Como podréis observar, hoy no he comenzado con una frase o fragmento de película. Hoy, he comenzado con la frase que más resuena en mi cabeza en días como éste. Kant era un tío muy listo que sabía de lo que hablaba.

Porque a veces la ira me ciega. Porque a veces me enfada que me denieguen -la mayoría de las veces, sin querer y sin darse cuenta, todo hay que decirlo- sentirme parte de un momento. Porque a veces me enfadan cosas como éstas. Porque son como portazos en las narices. Y nunca me acostumbro.

-¿Qué dicen, de qué se están riendo ahora?
-Nada, nada, es una chorrada...

-¿El pasapalabra cómo ha dicho, el nombre de una escritora de...?
-Emmmm...(riendo) de ostias, una escritora de ostias...

-¿Qué es este programa?
-¿No ves que es una entrevista? (no, ciega no estoy)

Porque siempre me siento un poco más lejos. Porque siempre tengo que darme cuenta que nadie, absolutamente nadie, capta toda la información sonora. Porque la gente a veces, también se puede cansar. Porque se pueden tener fallos sin querer. Porque hay que tener paciencia. Porque a veces los subtítulos no funcionan. Porque aunque sea una mierda de serie o de programa, quiero formar parte del sofá. Porque... qué cojones, en realidad no me apetece tener que estar comprendiendo nada.

Entonces me enfado con el mundo.



Y ya sé que no tengo razón. Pero sólo me apetece estar sola. Hasta que lo comprenda todo, de nuevo. Y la ira se aplaque.