viernes, 30 de abril de 2010

Jardín sin flores -Corolario del oralismo-

-¿Qué significa esta acción? [guiño] Cuando estaba en el cuarto, cuando miro al otro humano ¿Qué significa esta acción?
-Es un signo de confianza. Es un gesto humano. No lo entenderías.

Yo, Robot
Hoy ejemplo hago a vosotros por me parece buena idea concienciar sordos problema culpa oralismo. Antes decía, oralismo no es malo, pero afecta muy malo para pueblo sordo. Hoy escribo dentro piel de sordo, posible tú piensa exagerado, imposible así. Por supuesto, todos sordos no escribe así, y escribir así no quiera decir poca cultura. Por eso sordo prefiera vídeo por comunicación bueno.

Mi opinión tema oralismo que oyentes equivocan hacer sordo a hablar y hablar, importante comprender. Sordo siente difícil llegar oyente, no acepta sordo. Pueblo sordo ahora hable de audismo por tema oralismo.

Y aquí lo dejo ya que me resulta bastante difícil reproducir el ejemplo. He intentado ser fiel a la realidad. He intentado escribir más o menos como si signaría. Como he visto escribir a algunos de mis semejantes -por cierto, de nivel cultural alto-. Os dejo pensándolo. Que me he agotado escribiendo.

Y hablaré de audismo y cosas de esas. Mientras tanto, otro blog interesante. Me contáis.

PD: No necesariamente, por exponer otros blogs, ni siquiera por escribir acerca del tema, expreso adhesión total o parcial a todas las ideas. Como en todo, en esta vida, nada ni es blanco ni es negro.
Solamente considero que la información es poder.

"Tan sólo cuando dejemos de intentar hacer que los niños sordos parezcan niños oyentes, seremos capaces de pensar en ellos en un sentido patológico; es decir, como si hubiera algo que está mal en estos niños. En su lugar, seremos capaces de ver un grupo minoritario con una lengua minoritaria cuyos miembros son perfectamente capaces de ser educados y de llegar a convertirse en elementos productivos para la sociedad". (Martha Barnum). Extraído de aquí

"Creo que la "curación" más eficaz de la sordera no es la medicina, ni los aparatos mecánicos o electrónicos...sino la comprensión. Pero antes de poder desarrollar la comprensión, hay que crear la conciencia". (Jack Cannon). Del mismo sitio antes citado.


miércoles, 28 de abril de 2010

Desmontando el Bionic-iPod

Todo lo que tienes que hacer es ponerte los cascos, tirarte al suelo, y escuchar el CD de tu vida. Canción tras canción, no puedes saltarte ninguna, todas han pasado, y de una forma u otra servirán para seguir adelante. No te arrepientas, no te juzgues, sé quien eres. Y no hay nada mejor para el mundo. Pausa, rebobinar, play, y más y más aún. Nunca pares la música, no dejes de descubrir sonidos para lograr explicar el caos que tienes dentro.
Y si te sale una lágrima cuando lo escuchas, no tengas miedo, es como la lágrima de un fan cuando escucha su canción preferida.

Tres metros sobre el cielo

Puedo escuchar música. Ésa es mi gran suerte. Que todavía puedo escucharla. Otro día podemos hablar de mis gustos musicales, ejem.

En los tiempos arcaicos del walkman y cassettes, me encantaba ponerme los cascos porque así siento la música con más facilidad. Claro que giraba la rosca del volumen al máximo, y me implantaba los cascos en el cráneo. Y terminaba con miles de parejas de cascos con uno de ellos sordo. También tenía bastante poca privacidad. Y así fue como, por un tiempo, dejé de escuchar música de esta forma:

Hermana_Biónica: ¡¡Pero cómo tienes tan alto el walkman!! Lo tienes altísimo, no sé como no te quedas sord... digo, más sorda.
Madre_Biónica: Hijadelalma, ¿no crees que esos cascos te hacen daño? No deberías escuchar tanta música con los cascos...
Hermana_Biónica: Uff, se oye mogollón... ¿pero qué &%$ estás escuchando? ¡No me gusta nada!

Pero llegó la era de la inteligencia artificial. Bueno, que llegaron los audífonos nuevos. Y con ellos, un universo de infinitas posibilidades. Bueno, que tampoco era para tanto. Ejem. Que con ellos llegaron los cascos que uso ahora:

Sí, es eso que parecen garras de velocirraptor

Estos cascos permiten usar la ganancia dada por el audífono -sí, estamos en racha de chorreo, corred-, es decir, que ya no es como antes, que había que sacarse el audífono para ponerse los cascos tradicionales, y girar la rosca de volumen del walkman a tope.

¿Cómo funciona? Se colocan colgando de las orejas, junto a los audífonos. Se pone el audífono en un programa que capta todo tipo de bobinas de inducción electromagnética. Y como estos cascos, son un par de bobinas en sí mismos, así es como la música pasa del iPod a los audífonos.

Lo positivo es no tener que aumentar tanto el volumen como antes al aprovechar la audición que da el... sí... ¡el audífono!. También hay más privacidad, pero como todo... tiene sus pequeñas contrapartidas negativas:

1. Un día de estos me arranco la oreja, como siga enganchándome el cable con las puertas, ya veréis, ya... Y encima tendré que escribir un post.

2. Cuando digo que capta todas las bobinas de inducción, digo TODAS. ¿Sabíais que el tren tiene bobinas SÚPER potentes? Al carajo el romanticismo de viajar con música...

ÑIIIIIIIIIIIIAAAAAAOUNobody’s coming down the hall
Nobody echoes in my headnnNNNNNÑANGGGGGG
NIIIIIIINGGGGBroken reflection had a lookWHAAAANNNGG
Nobody ever needed herWHUAAAAOOANGG

Maravilloso.

3. Lo mismo digo de los ordenadores.

4. Con la privacidad me emocioné. Resulta que también se oye lo que escucho. Pero no tanto como antes, eso sí. Como dice una amiga:

-Claro que se oye. Bajito, pero se oye. Cuando todo está en silencio. Mira que si te llega a gustar Manolo Escobar ¿eh? jiji.

Otro día os cuento lo que llevo en el iPod. Minipunto para el que sepa título de la canción y grupo de la letra de arriba. ¡No vale googlear! (acabo de descubrirlo).

Em. Ah, y no hay premio. Si acaso, el orgullo y la satisfacción.

martes, 27 de abril de 2010

Metiéndome en jardines sin flores

By endurance, we overcome.

Shackleton
No es por ocultarlo, pero en ocasiones me encanta torraros...

No estoy muy segura de la idea que os hacéis acerca de mí, pero bueno, ahora no es lo importante. Me gustaría, poco a poco, ir hablando de lo que suponen las distintas concepciones de ser sordo. O Sordo, como escriben en algunos sitios. Sitios que posiblemente habréis encontrado alguna vez, en alguna búsqueda absurda como las mías, y habréis visto los primeros segundos de videos donde el blogger habla por medio de su cuerpo y manos. Otros escribimos. Hasta ahora sólo con las manos, eso sí.

Conceptos como "audismo", "oralismo", "cultura sorda", y demás, opino que sólo pueden ser comprendidos llevando la introducción a un contexto más histórico. A menudo, creo que encuentro personas tanto sordas como oyentes, que usan de los términos sin tener un conocimiento realmente profundo. Creo que es importante poner el conocimiento propio en manos de otros, y a su vez, estar dispuesto a recibirlo. Ninguna idea está terminada; a lo largo de la vida, nuestras ideas y opiniones no hacen sino enriquecerse. Todos lo hacemos. Salvo la clase política, claro está. Para qué cambiarlas, hombre.

Ay madre...

Para comprender por ejemplo "Oralismo". Según un diccionario especializado, oralismo sería un "Sistema de comunicación y enseñanza del niño/a sordo/a que se basa en la utilización exclusiva del lenguaje oral".

Imaginaros un contexto histórico, como por ejemplo, en nuestro caso, la piel de toro durante la posguerra. Que no queda demasiado lejos. La tasa de analfabetismo general era alta (sin disponer de datos, me vais a permitir que me tire a la piscina, mirusté), creando a su vez una sociedad que recibía a todos aquellos en desventaja física o psíquica, como poco menos que personas que debían ocultarse en casa.

Mi madre, que nació en los años de la posguerra, y cuya madre (mi abuela) era sorda desde los 18 años, tenía de joven también una amiga sorda -qué predestinación- y conoce bien la óptica que se tenía entonces.

-Mi amiga era bien lista y avispada ella, pero ya se sabe, la incultura de aquel tiempo hacía pensar que una persona sorda era tanto como el tonto del pueblo.

¿Qué era lo que contribuía a dicho pensamiento? Obviamente, si la mayoría del pueblo era prácticamente analfabeta, las perspectivas para el sordo no eran ni con mucho mejores, y la educación, si es que la hubiera, transcurría en intentos para enseñarle a hablar.

Que ya os podéis imaginar, el golpe de vara era muy democrático en aquel tiempo. Una persona sorda profunda, sin poder oír una voz, por lo menos claramente, es muy difícil que consiga imitar un sonido, y menos, con fidelidad. Esto del sonido de alta fidelidad, nos viene estropeado.

Sordos con voces totalmente inarmónicas, sin control alguno sobre el tono, volumen... con voces rotas. Pero no es el único factor que contribuía a que fueran vistos así. El enfoque educativo, en el caso de los sordos con suerte (o de familias bien), irónicamente no iba mucho más allá.

Que dicho enfoque más o menos era "Primero juntar bien los sonidos, pronunciar bien, y que te entiendan los que oyen. Si no, ¿cómo vas a pedir las cosas?. Luego, si va bien, a leer y a escribir".

¿Por qué el oralismo es un error para los sordos profundos? Pues a la gallega se contesta muy bien esta cuestión.
¿Por qué juntar bien los sonidos primero, y no entender primero? ¿De qué sirve decir perfectamente "Tengo hambre" o "Necesito ayuda" si no comprendes lo que es hambre, ni el verbo necesitar? ¿Y qué pasa cuando ni siquiera podemos poner nombres a cosas tan complejas y abstractas como el amor, ni comprender ecuaciones matemáticas porque falta el vehículo para ello?
¿Existen primero las abstracciones en la mente, o existen después de ser nombradas?

A veces, en los caminos hay que tener errores para aprender de ellos. Lo malo de los errores es perdurar una y otra vez en ellos. Porque lo malo del oralismo es que ha producido hasta hace bien poco, generaciones de sordos analfabetos funcionales. Hablar, hablan muy bien, pero no entienden palabras complejas ni estructuras demasiado elaboradas.

Dicen que se resuelve a golpe de lectura. Mejorar la lectoescritura. Pero chico, yo entiendo que después de estar años dando la brasa delante de un espejo, y esforzándose por imitar sonidos que hay que imaginarse, el día que te ponen un libro, y te dicen "Ahora tienes que leer... y mucho", lo tires a la primera de cambio porque "no entiendo nada". Y que lo lea Rita. La pollera.

Cómo no va a ser complicado, coñe, si faltamos el día que enseñaron a leer, y estábamos demasiado ocupados en hablar bien.

Y si queréis saber más del tema... os recomiendo este libro. Averiguad por vosotros mismos. A mí me encantó.


PD: El Astenolit produce blogorrea. Uy, espera, que voy a escribir otro post.

lunes, 26 de abril de 2010

Intimidades vs "lospelosdepuntaquesemeponen", oyes

Si solo una hora de amor tuviera y fuera esa mi ultima hora, una hora tan solo para amar sobre esta tierra, para ti toda mi hora fuera.

Otelo-The Lovely Bones-

Últimamente estoy leyendo un libro (sí, ahí, a la derecha), que no sabría muy bien si decir que me está gustando o no... porque me da un poco de miedo.

Suponiendo que "un poco de miedo" sea tener pensamientos tétricos
.

O bueno, quizás también puede ser tener que dormir con la luz encendida.

Y el libro no es para nada de terror. Pero me aterra a mí, que he sido fiel lectora de Stephen King hasta que se le fue la olla, de Dean R. Koontz hasta darme cuenta de que SIEMPRE tenía la misma trama, de Clive Barker, hasta que me pareció un raruno, y así ad infinitum.


El colmo del terror supremo: encontrarte un payaso en un callejón oscuro.

Y ya sé que no son de lo mejor. Pero... era joven e inexperta y eso.

A lo que íbamos. El libro es inocente incluso. Pero me ha hecho retrotraerme a la no tan lejana época, en la que no podía dormir sola.

De repente, un día, no recuerdo con cuántos años, tenía terror a dormir sola. Suelo pensar, que de alguna manera me daba cuenta de que si cerraba los ojos, me apagaba más que nadie, e ignoraría lo que pasaba mientras tenía los ojos cerrados. Y perdería el control de lo que sucedía en aquel instante.

Así fue hasta que tendría unos doce años.

Me entraba puro terror cuando me metían sola en la cama, y cuando me dejaban la lamparita encendida y veía a P. o a A. dormirse, y soltar poco a poco la mano que me mantenía unida a ellas, y dejaba de sentirlas. No se puede explicar mejor que con la palabra "pánico". Por lo visto, debe ser bastante común entre niños sordos.

Los terrores sólo se calmaban cuando me dejaban dormir con ellas. A. era muy suave, y me envolvía en un abrazo y no nos movíamos en toda la noche.

P. era... pues lo contrario... ejem. Lloraba por tener que dormir con ella. Pero era mejor eso que nada. Aunque acabara en un centímetro cuadrado en una cama de 90, sin manta, sin almohada, o en el suelo. Lo sufrida que he sido, oyes.

Pero fue P. leyéndome cuentos (con 12 años) para que me quedara dormida, que consiguió resquebrajar un poco el pánico.

Porque como me lo quité del todo fue en una noche que me dejaron solita a la fuerza en mi cama, con un flexo encendido... pasaban las horas, y miraba el flexo... lo tocaba... lo volvía a mirar... Y en mi imaginación veía cómo ardía la casa por un posible cortocircuito que se produciría por el flexo mientras estaba dormida. Me levanté, apagué el flexo, corrí hacia la cama, y subí la manta hasta las cejas, apretando muy fuerte los ojos (la manta era antibalas, ya sabéis). Y así pasó la primera noche que pude dormir sola y sin luz.

El resultado curioso fue que la paranoia venció a otra paranoia. O eso, o que tengo un mundo interior muy rico.

Porque anoche, oye, igualito que en aquellos tiempos. Sentía el aire correr por mi cara, y me ponía los pelos de punta. Veía las luces y sombras de la habitación, y me acojonaba con la niña de la historia. Coñe, si os morís alguno, no me vengáis a visitar, que me haréis una faena. He dicho.

Lo sé, estoy para que me encierren.

Soy una cagüica.

domingo, 25 de abril de 2010

Ataque de astenia primaveral aguda

Por favor, no despierte a mi amigo, está muerto de cansancio.
Commando

Vamos, sin miedo... ¿quién ha sido?



Como ronda informativa, ha sido mi cumpleaños, he estado Viena de congreso, también ha sido el cumpleaños de mis hermanos (no, no somos las tres mellizas, sólo somos de abril), he sobrevivido en casa J. sin conexión a Internet (y casi que me vuelvo a la edad del papel y boli, qué horror), y estoy tomando Astenolit.

Qué cansancio oye... espero volver pronto.

La astenia primaveral ha atacado con fuerza... ¿qué os gustaría leer aquí? (madremíavayamorroquetengo).

Si es que todo son excusas...