viernes, 9 de julio de 2010

El primer paso es reconocerlo

No podemos parar en todas las señales de SOP, ceda el vaso y mentido único. Arranca de una vez.

Los Simpson (La película)

TorpezasTM, también conocidas como BionicadasTM:

-Una vez entré en el vestuario de un spa, a la sala con todas las taquillas, y me puse a buscar mi taquilla con mi flamante llavero y el número de taquilla bien grande:


Después de dar vueltas durante un rato indeterminado (ejem), me percato de que ahí, no hay mil taquillas... no caben (mentira, no las conté)... ¿dónde estarán las otras? Salgo de la sala y miro, pienso, repienso... y...

-Dadme una goma fina, como de nariz de payaso (sí, a veces me visto para la ocasión), y me marcaré la cara a gomazos mientras gruesos lagrimones corren por mi cara. Porque por lo visto, soy incapaz de agarrar de la nariz como hace todo el mundo para colocársela. No, mejor de la goma. Y si duele, mejor todavía.

Que parezco Homer Simpson en aquel capítulo de ¡Au! ¡Ouch! ¡Au!. Sólo que lo mío es más en versión vasca: ¡Aic*ño! ¡Ost*a! ¡J*der! ¡Cagonlalechep*ta!



Un día de éstos contaré la primera de todas las bionicadas. Qué digo, la madre de todas. Y eso explicará muchas cosas. Aunque lo mismo me despisto y no lo cuento. O no.

PD: Disculpad la flojedad del post -vaya mierda, esto no se disculpa-... voy a ver si cargo las pilas. Con un concierto de Pearl Jam, por ejemplo. Saludos, y cañitas muchas. ¡A vuestra salud, que la merece!