jueves, 30 de diciembre de 2010

Chorrimensaje de Año Nuevo

Mi propósito de año nuevo es mucho más egoísta que el del año pasado. Es cumplir mi lema: Come, bebe y sé feliz, porque mañana podrías estar muerta.

Criaturas celestiales

(Porque los del blog no se podían quedar sin felicitación de Año Nuevo)

Para este 2010 incierto, de adversidad, crisis y cambios:

Un día dije que lo que he llegado a ser, no dependía solamente de mí. Que detrás de mí, había muchísimas personas. Algunas siguen aquí. Otras ya se han ido. Pero gracias a la suma de todas ellas, hoy estoy aquí y soy quien soy. Mi yo no es solamente mío. Es tuyo, y de aquel de más allá, y de ése otro que jamás conocerás.

¿Adónde quiero llegar con todo esto? Probablemente estés deseos@ de dejar atrás el 2010, quizá no ha superado las expectativas que tenías. Probablemente el 2010 te trajo cambios, probablemente tengas hecha una lista de propósitos para este Año Nuevo 2011, probablemente ha sido el año más largo de tu vida; probablemente fue demasiado corto

A todos, os desearé lo mismo. A los que ganasteis felicidad. A los que perdisteis tiempo (no dinero, porque eso no es perder nada). A los que luchasteis para quedaros como estáis. A los que tenéis que luchar por algo. A los altos, a los bajos. A los rubios, a los morenos. A los gordos y a los flacos. A todos.

A todos os deseo que el Año Nuevo en el que entramos, sigas sumándole a tu yo, nuevas (y buenas) personas. Y que yo pueda seguir contribuyendo al tuyo.

Porque la forja de una persona se mide por la cantidad y calidad de las personas que han pasado por su vida, para enseñarle lo que es hoy, para enfrentar cada vez mejor, tanto la bonanza como la adversidad.

Éste es mi deseo para tu Año Nuevo. Espero que lo disfrutes.

Ahora unos minutos musicales...

Tranquilos, no os deleitaré con una pieza de las mías.

Ea. Y con subtítulos. Como debe ser.

Feliz Año Nuevo 2011, blogueros. ¡Que traiga sobre todo más post!

miércoles, 29 de diciembre de 2010

El día que torré a la gente y me dio para dos post (segunda parte... de tres)

Sea cual sea la adversidad que se nos presente, la batalla que ruja en nuestro interior, siempre tenemos elección. Mi amigo Harry me lo enseñó. El decidió dar lo mejor de sí mismo. Son las decisiones las que nos hacen ser quienes somos. Y siempre podemos optar por hacer lo correcto.
Spiderman 3

Porque velo por mi integridad y esas cosas. La primera parte la tenéis aquí.



(Carraspeo, y aclararse la voz para que no me salgan gallos chillando...)

-En cuanto a la experiencia previa, antes de entrar en la Universidad, tanto en el colegio como en el instituto, fue una suerte de "adaptación sobre la marcha". No había recursos, y yo repartía mi tiempo en intentar alcanzar al resto de la clase, y las clases particulares para que me enseñaran lo que no había pescado en clase (¿todo?). Vamos, que iba a clase pero sin ir (risas enlatadas). Lógicamente, me quedaba poco tiempo para sentarme a pensar en informarme sobre maneras de que no me costara tanto esfuerzo. Pero en ese tiempo, el esfuerzo tenía sus resultados, y como suele pasar, cuando algo soluciona aunque sea parcialmente un problema... para qué buscar más.
Os he puesto la foto de una chica copiando a la de al lado. Más o menos, esa foto resume bien mis clases en aquella época -menos por lo de los exámenes, claro- (risas generales).

Y entonces, en 1999 llegué a la universidad. El Servicio de Atención a Personas con Discapacidades se puso en marcha en septiembre de 2001. Con lo cual, los primeros años, seguía teniendo los mismos problemas de siempre -claro que entonces, tampoco los veía como un problema-. Con el añadido de que me empezaba a dar cuenta de que me costaba demasiado. A pesar de que tenía buenos compañeros que tomaban muy buenos apuntes, empezaba a ser consciente de que se me escapaban muchas cosas. Así que me puse a buscar posibles soluciones. A través de la asociación de sordos, me gestionaron el préstamo de una emisora FM, cuyo funcionamiento ya habréis visto en el curso.

Empecé a usarla entre mayo y junio de 2001: al principio no me gustaba. Implicaba salir de mi anonimato como una alumna más, y tener que explicar demasiadas cosas.


Pero tenía que reconocer que fue un gran salto, cuantitativamente por el caudal de información que me llegaba directamente, sin intermediarios, y cualitativamente por la calidad de la información. Por primera vez tenía los detalles, sobre los que escuchas la explicación y no escribes nada, pero que son esenciales para entender algunos conceptos.

A partir de 2002, a través de mi asociación me pusieron en contacto por primera vez con este servicio, y fue a partir de este año cuando empecé a sacar el máximo rendimiento a las clases. La asociación siguió prestándome la emisora FM pero ahora, a través del Servicio de Atención a Personas con Discapacidades. Terminé la carrera oficialmente en el 2005 -con una asignatura que me quedó, el hueso de la carrera-. Pero en serio os lo digo: más vale tarde que nunca.

En resumen, la palabra clave de todo este largo proceso es INFORMACIÓN.

Ahora voy a hablar sobre mi experiencia en relación con el PAS (Personal de Administración y Servicios) de la Facultad. A partir del curso 2003-2004, empezó a aplicarse la exención de tasas para los alumnos que acreditaran una discapacidad mayor o igual al 33%. Recuerdo que yo y otra compañera habíamos hecho ya la matrícula normalmente, hasta que en una conversación con el secretario, que no recuerdo cómo salió el tema, me comentó que existía exención de tasas. Yo entonces me quejé porque me di cuenta de que si no llega a ser por esa conversación... en fin. Recuerdo que yo pedía que hubiera alguna casilla para rellenar en la matrícula que diera la posibilidad de informar de la discapacidad. Porque en casos como el mío... Ahora, afortunadamente se hace un seguimiento desde que el alumno llega a la universidad, lo que es un gran avance, aunque os parezca algo obvio... ¡no lo es tanto!.

Aquí me gustaría resaltar la importancia del papel del PAS como fuente de información. El administrativo fue una persona muy amable, al margen de sus obligaciones, y realmente fue clave, teniendo en cuenta que nuestro colectivo, el de las personas sordas, está especialmente expuesto a problemas de información. Además del natural despiste que algunos tenemos, todo hay que decirlo... (risas...).



-A pesar de que parece que en mi historia que os cuento, todo sale mal, tarde, y al revés, esto no es así. Lo aprendido hasta ahora sirve para que ahora, los procesos sean automáticos. Un alumno discapacitado llega a la universidad, y desde el primer momento se tiene contacto con él. Es diferente de mis tiempos, que me matriculé como una alumna más.

En cuanto al trato con los compañeros, la cercanía, el trato diario con ellos, promueve un mejor conocimiento de tus problemas con lo cual, son los mayores y mejores apoyos que tiene una persona con minusvalía dentro de la carrera. Nunca, en los años que llevo en la universidad, he tenido una queja acerca de ningún compañero, mi experiencia siempre ha sido muy positiva.

El trato con los profesores fue un poco diferente, y sobre todo marcado por la emisora FM. Antes de tenerla, como decía antes, era una alumna anónima, y dado que la mayoría de las asignaturas eran cuatrimestrales, veía innecesario levantarme a explicarle mi situación al profesor. En cuatro meses se lo tendría que explicar a otro. Y a otro. Y eso sin contar asignaturas con más de dos profesores.
Cuando empecé a usar la emisora FM, estuve más forzada a tener un trato con los profesores, tenía que explicarles cómo funcionaba, por qué debían usarla... me tenían que conocer. Pero fue una muy buena experiencia, porque me demostró que un colectivo mayoritariamente imaginado como distante, puede ser muy consciente y muy receptivo. En suma, te ayudan mucho. Si les das la oportunidad de saber, claro.

Como dice la viñeta de Forges, hay que facilitar a los demás que puedan ayudarte, porque en el fondo, todos tenemos nuestro corazoncito voluntario ¿no? (risas).

Me gustaría resaltar un par de acciones que ha hecho el Servicio de Atención, que me parecen especialmente positivas. Una, es la presencia del póster en las Facultades, está muy bien, es muy preciso, y orienta mucho a las personas sobre como ayudar a una persona con discapacidad teniendo en cuenta el tipo de la misma.
Otra acción, es la de los cursos de Lengua de Signos gratuitos. A la mayoría de la gente le suele atraer, y es una oportunidad muy buena, dado que el precio medio de un curso homologado, suele ser bastante elevado. Es una muy buena manera de dar a conocer las peculiaridades de las personas sordas, y por qué no, de aprender un nuevo idioma. La Lengua de Signos es muy bonita, yo os la recomiendo aprender, de verdad...(...)

Bueno, lo dejo aquí, de verdad que fueron 17 minutos (cronometrados), pero fíjate que con la tontería me da para tres post. Lo prometo. El siguiente es el último ya. Y es cortito.

Eso sí, hasta el año que viene nada, no os pongáis exigentes.

martes, 28 de diciembre de 2010

Superpoder: los SMS

- ¿Cuándo funcionará este móvil?
- Quiérelo.
- Le querré cuando funcione.
- Funcionará cuando le quieras.
El mundo perdido: Parque jurásico 2

PD: Antes de que me linchéis, la segunda parte se está preparando, y se publicará. Lo prometo. Prometo que tampoco hay estrategias publicitarias. Pasemos a los anuncios, digooo... al post de hoy.

Graham Bell inventó el teléfono para putear ayudar a las personas sordas. Sin embargo, para el uso que más nos ha beneficiado desde la creación de tan demoníaco invento, tuvo que pasar un tiempo largo.

Con el uso de los mensajes de texto para comunicarse sin obstáculos, vinieron las adaptaciones evolutivas -o sea, las que suceden cuando se manda una media de 200 mensajes diarios-.
Una de ellas, es que realmente creo que mis pulgares oponibles son algo más largos de lo normal. Puede ser, ya que he refinado la técnica de escritura de mensajes hasta el punto de estar escribiendo un mensaje sin mirar la pantalla, y manteniendo una conversación (un poco distraída, eso sí) con la otra persona.

La otra adaptación evolutiva es el uso del texto predictivo. Sí, ese que nadie usa, porque le pone de los nervios cómo funciona. Las ventajas que tiene es que con un solo toque de cada tecla, predice la palabra que quieres escribir.

Y tiene más aciertos que Esperanza Gracia, la del horóscopo de las madrugadas (se nota que trasnocho, porque últimamente nos vemos a menudo, y me ha dado tiempo a fijarme en su cuidada manicura).

Las desventajas que tiene, es que al escribir las palabras completas, consumes muchos más caracteres. Pero desde que tengo Twitter, me esfuerzo -de verdad- en ser más sintética. A lo que iba, como soy vaga, dejo enviar dos (o tres... o cuatro) mensajes por no cambiar los "que" por "q", e ir recortando por el sms.

Otra cosa, es que los tacos de uso cotidiano (sí, hombre, mierda, joder, ostia, puta... es un móvil vasco), no están incluidos en el diccionario, así que hay que pervertirlo, creando entradas nuevas al diccionario. Luego está el proceso de euskaldunización, enseñarle a decir hola, adiós, epa, buenos días, y esas cosas. Y ya por último, incluir palabras como "cateterismo", siempre tan presentes en cualquier conversación de a pie.

(¿Podéis creer que "culo" no estaba incluida en el diccionario por defecto?)

Con todo lo anterior, la mayor desventaja es cuando subestimas el diccionario y envías sin revisar un mensaje, para asegurarte que ponga lo que quieres decir. Los móviles los carga el diablo, ya os lo digo con un par de ejemplos. Entre paréntesis, lo que ella cree estar escribiendo vs lo que el móvil realmente escribió:

Zorionak! Qué tal con un coito (añito) más?

Leer poniendo olivos (ojitos).

Con algunos de los familiares se puede adquirir tal grado de profesionalización en el uso de los SMS, que tienen lugar conversaciones mensajeras tan sustanciales como ésta. Nótese la parquedad en caracteres del interlocutor.

P- Que tal? yo bien, simplemente para saber d ti..

Biónica- Seguro que solo para saber y no pasa nada?jaja. Acabo de salir de un curso y ahora a comer, hablaste con pa y ma?luego tengo yoga, mañana si eso me paso!

P- No es pa nada, simplemente me he acordado y eso, ayer hable con ma stan muy bien, y yo ahora comiendo..

Biónica- Creo q en la recta final de la tesis, voy a estar abonada a las gafas, jeje. Todo el día con el orde me esta perjudicando. Hablé con pa y ma, les veo contentos, y tu?

P-Pues si muy contentos.

Hala, ya podéis decir que a la mínima oportunidad que tengo, cuento mi vida en más de 140 caracteres. Y torro hasta por mensaje, que ya es. Los co-starrings de mi vida pueden dar fe de ello. Pobres.

lunes, 27 de diciembre de 2010

El día que torré a la gente y me dio para dos post (por lo menos)

Llevo años diciendo esta mierda, y cuando alguien lo oía es que iba a morir. No había pensado mucho en lo que significaba, simplemente creía que era un rollo que le soltaba a algún hijo de puta antes de pegarle un tiro, pero esta mañana vi algo que me hizo pensar dos veces. Ahora se me ocurre que tal vez significa que tú eres el hombre malo, y yo el recto, y que el señor 9 mm es el pastor que protege mi recto culo en el valle de la oscuridad. O tal vez tú eres el el hombre recto, y yo el pastor, y que este mundo es injusto y egoísta. Me gustaría eso, pero ese rollo no es la verdad. La verdad es que tú eres el débil y yo la tiranía de los hombres malos. Pero me esfuerzo, Ringo, me esfuerzo con toda intensidad por ser el pastor.

Pulp Fiction

El 16 de diciembre, esto se me olvidó mencionarlo, di una charla de 20 minutos para concienciar a las masas (25 personas), en la atención a personas con discapacidades en la universidad.

La verdad que a pesar de lo que supone hablar en público, me lo pasé genial. Tampoco tenía gran cosa que hacer, solamente dar un testimonio (no a lo Muchachada Nui), y como esto ya lo hago por el blog -lo de torrar a la gente, digo-, pues ya se tiene cierta experiencia.

Fui profesional y me hice una presentación por si alguno se aburría, podía leer, mirar los dibujitos... o dormirse directamente. Tuve cuidado para no exponerles a una muerte por Powerpoints (para los vagos que no pinchan en el enlace, dícese del extremo aburrimiento causado por una sobrecarga de información durante la presentación). Dejarlos dormirse, no matarlos, ésa era la cuestión.

Me tomé unos Sumiales, para que no se me pusiera voz de gato atropellado, y me subí al estrado (jiji, un pareado sin haberlo deseado), a dar lo mejor de mí misma torrando a la gente (fijaos que hasta tiene etiqueta propia). Al lío, esto es lo que dije. En medio tenéis ilustraciones muy chulas para jugar.

-Holaaa... ¿qué tal? (menos mal que no contestaron, creo...). Bueno, ahora que me veis aquí, os preguntaréis qué tengo para ser discapacitada, que ni llevo silla de ruedas, ni bastón ni nada... ¿verdad? (aquí algunos asienten...). Pues me han invitado a contaros mi experiencia, como ejemplo de discapacidad no manifiesta, o invisible. Me llamo Biónica, soy sorda en un grado severo (92%, mola), y llevo audífonos en ambos oídos, que no os enseño, que hoy no me puedo recoger el pelo (risas generales... no sé por qué, si sólo estaba peinada de peluquería).


(Pausa para coger aire)

-Hace 11 años (abuela cebolleta, ON), que vine a esta universidad a cursar Biología, así que como veis, llevo bastante tiempo aquí. Actualmente soy licenciada en Bioquímica y trabajo aquí, en un proyecto de tesis doctoral (queda mejor que decir becaria).
Llevo audífonos, uno en cada oído, desde los seis años, aunque muy probablemente fuera sorda de nacimiento. Esto hace que cuando hable, algunos notéis una especie de acento raro, o simplemente que hablo bastante bajito, para modular mejor la voz.

En cualquier caso, como me he desarrollado dentro de una comunidad oyente (que es como os llamamos a vosotros), me he adaptado bastante a la comunicación oral. Me gustaría matizar antes que nada, que en nuestro caso, cada sordo es un mundo. Hay algunos con grandes competencias en la lengua hablada, mientras que hay otros que donde mejor se desenvuelven es en la lengua de signos. En todos los casos, el modo de comunicación es marcado por la persona sorda, bien a través de un intérprete de lengua de signos, bien en comunicación hablada.

En el caso de que el sordo elija comunicarse oralmente, hay una pequeña serie de recomendaciones, que ya imagino que habréis visto en el curso. Me gustaría hace hincapié en la más importante,
Hablar con claridad, volumen normal, y frontalmente a la persona sorda: esto puede parecer una tontería, pero me he encontrado en un montón de ocasiones con que la persona a pesar de haberle explicado que eres sordo, y que te hable con normalidad, te hablan gritando -lo que distorsiona la labiolectura-, acercándose al oído -con lo cual no ves la cara, y es un WTF?? como una casa-
(risas entre el público, me alivia ver que ellos también lo ven absurdo), o también me pasa, que es como si no hubieras dicho nada de tu sordera, porque la persona no mejora su claridad, y por consiguiente, no te ayuda. Es importante darse cuenta de esto, porque a muchos nos ha pasado, sobre todo siendo jóvenes, haber aceptado una explicación ininteligible, simplemente porque sientes que no te van a ayudar, por lo menos en esa vía.

Lo bueno, es que con la edad uno se vuelve más exigente
(risas generalizadas, sospecho que esto no es nuevo para nadie).

Y aquí lo dejo, que esto queda más largo que en la vida real. Igual me animo con la siguiente parte. O no (es broma, lo colgaré, no hace falta que me linchéis, ni finjáis extremo interés por ello).

domingo, 26 de diciembre de 2010

Fotocrónicas de una desaparición

Seguro que mis clientes no piensan nunca en ello, pero esas fotografías son su pequeña resistencia contra el fluir del tiempo (...) Accionan el disparador, el flash se enciende y detienen el tiempo en un abrir y cerrar de ojos. Y si esas fotos tienen algo importante que decir a las generaciones futuras es esto: "Yo estuve aquí, yo existí , fui joven, fui feliz, y le importaba lo suficiente a alguien en este mundo para que me hiciera una fotografía."

Retratos de una obsesión

Ya habréis notado que este blog no sigue ninguna regularidad. Lo mismo una semana te publica tres entradas, como se pasa dos tres cuatro semanas sin publicar nada.

Sin más dilaciones, voy a intentar seguir una especie de crónica cronológica (¿quién dijo que las crónicas son siempre cronológicas?) de la vida después del 5 de noviembre. En fotos, que si no se hace muy pesado. Y luego ya si eso, con esto de las Navidades fun-fun-fun, vemos lo de publicar con una regularidad que no vuelva locos a los lectores.

-Ya estoy en la recta final de la tesis, empezando a escribir la introducción. Sin muchos comentarios, creo que de esto me explayaré bastante de aquí hasta el final de la luz en el túnel.



-Fui a ver la exposición de Akira Kurosawa y me encantó.

Especialmente éste. Me gusta lo que inspira.

-Fui a mi primer Salón del Cómic. Vi que hay gente más friki que yo. Me dijeron que se llaman otakus. También vi que los frikis somos muchos (y estamos próximos a dominar el mundo).


Me leí éste. Fan absoluta desde la primera página. ¿Soy yo, o de verdad hay leves referencias a Alice Cooper, David Bowie, y una cantante, en los dibujos?

-El puente de diciembre, esquivé hábilmente a los controladores (por un día), y crucé el charco por primera vez, a sentir los rayos del Sol, por última vez este año. De esto os pongo más fotos. Éstas sí que son mías, lo digo por si las Sindes...











-Fui al concierto de Fito & Los Fitipaldis.


Biónica- Cómo me molan las turras...
J- Querrás decir las curras...
Biónica- Nooo, las turras, se dice turras de toda la vida, hombre...
J- ¿Sabes quién es Curro Jiménez? ¿Sabes sus patillas?
Biónica- Hombre, puesclaro.
J- Cu-rras, Cu-rro. Lo dices mal. Es curras.
Biónica- No tienes ni idea. Es turras.
J- Será posible. Que se dice curras (c*ño)
Biónica- Pues en mi casa se dice así.
(Perdí yo, obviamente. Resulta que en mi casa no se dice así.)

Aparte de esto... love this man... desde Platero y Tú, desde adolescente. Por fin fui a un concierto suyo. Por primera vez.

-Y de repente, llegaron las navidades. No me tocó la lotería, y ni una sola línea de los muchos unos cuantos bingos caseros que jugué.


¿Por qué siempre se estropea el bombo y no da las bolas? ¿Y por qué no me toca ni una puñetera línea?
Será porque ya tengo demasiada suerte como para ponerme a ganar el bingo ni cosas de esas. Entonces el Euromillón, ni hablemos.

-El Olentzero, que es un carbonero (otros dicen que es un gentil) convertido al cristianismo, porque un día bajó de las montañas a anunciar que había venido el niño Jesús... bueno, que me enrollo, me trajo el abrigo que habría elegido yo misma, el disco del que rallo las canciones, porque cuando me gusta algo soy muy cansina, y... ¡la segunda y la tercera parte de Sandman!.





-También hice mi parte de Olentzero (lo anterior es de J. En mi casa somos más de Reyes, pero de los Magos. Sobre Juanjo Puigcorbé y Marisa Paredes, hay opiniones diversas). Trayendo lo que quería disfrutar por si me apagara.


Y esto es todo, a fecha de hoy. Ah, y estoy viva, por cierto.