domingo, 24 de febrero de 2013

Semana 8, octavo placer

CALVIN: ¿Por qué querría otro hijo si ya me tiene a mí? 
HOBBES: Sí, uno pensaría que ella habría aprendido su lección.

Calvin & Hobbes

Los amigos cómodos "detodalavida" ante los que tú, eres simplemente tú. Esos amigos que son como las zapatillas de estar por casa, esas gustosas que sólo ellas saben hacerte sentir a gusto, y en casa*.

Conservo las mismas dos amigas desde hace muchos años. M. desde que teníamos 7 años y C. desde los 11. Ahora que estamos en la senda de los 32, unas veces hemos estado más cerca y otras más lejos, entendiendo distancia como una cuestión meramente física. Nunca ha pasado un solo día en el que después de mucho tiempo sin vernos nos sintiéramos extrañas. Ahora que la vida nos permite un poco más de desahogo como para quedar una vez por semana -sin exigencias-, puedo decir que el mayor placer de esta semana ha sido pasar otra tarde de domingo con ellas.

Hemos evolucionado desde quedar prácticamente todos los días bajo la copa de un cerezo -como el de la octava foto-, al que terminamos poniéndole de nombre "Eulalius" -nombre completo "Eulalius eulalium"- para charlar incansablemente de todos los temas que nos iban ocupando en la pubertad y la adolescencia. Hemos hablado del montón de satélites que han poblado nuestras vidas, desde "amigas circunstanciales" que orbitaban a nuestro alrededor con el objetivo de parecer un grupo mayor y más enrollado, hasta nuestras incursiones amorosas, pasando por los siempre omnipresentes estudios. Una vez nos dijeron que éramos un trío excepcional. Y hoy pienso que sí. Que hemos sido, somos y seremos siempre un excepcional núcleo duro de tres elementos.

No podemos ser más diferentes. Y sin embargo, no puedo sentir más equilibrio que cada vez que estamos juntas. Y hoy, que estamos inmersas en el -para mí- vaivén final de "amigas circunstanciales", por las que me doy cuenta de que no me apetece pasar horas de mi vida con gente que no tengo nada que ver, no me apetece asistir a bodas de gente que siento lejana -de esto di mucho la paliza en Twitter-, me lío pensando en que a lo mejor no soy una persona que valora la amistad... al final pienso que no es verdad. Por ellas haría lo que fuera.






*Y por mis pantuflas también.

De esto me he dado cuenta, hoy, domingo.

5 comentarios:

nimbus nim dijo...

Pues tienes una suerte increible además porque son amigas que han vivido contigo desde siempre, desde niñas, yo tengo dos amigos también que los tengo ahí para lo que sea pero no fue una amistad de niños, fue ya después. Hay que valorar la amistad que da mucha seguridad y felicidad. Un saludo!

quedateenminube dijo...

Mira la que escibí antes , soy http://quedateenminube.blogspot.com.es/. Un saludo!

V dijo...

Pues yo no tengo amigas así, la verdad. Tuve una, you know... pero yap. El resto las conocí ya de mayorcita, ehem. No sé, supongo que soy... no lo sé, pero chica, que es así. Y no sé si es bueno, malo, o regular la verdad.

Besos, guapi. A las tres :)

Abisal dijo...

No creo que no valores la amistad, creo que la valoras demasiado como para dársela a cualquiera.

Y veas la de disgustos que te ahorras.

Biónica dijo...

Nimbus, bienvenida! Hay amistades que son vigas maestras. No importa el tiempo realmente, sino la solidez de la misma...

V, hablando con otra (muy buena) amiga (como tú) hay veces que se rompen más cosas cuando una viga maestra (me ha gustado el símil) se cae. Yo creo que se pierde inocencia. En cualquier caso, que se caiga una no es ninguna garantía de no tener nunca otra indestructible. Es cuestión de solidez, sobre todo. Y la solidez me parece una función por sí sola, no relacionada siempre con la fortaleza -aunque sin ella, poco se puede hacer-. La solidez es volver a hablar con los amigos después de mucho tiempo sin verse y que sea como retomar la conversación de ayer. Y creo que tú sabes perfectamente de lo que hablo ;-). El tiempo de amistad poco tiene que ver...

Abisal, al final me da el ramalazo de realismo y pienso eso. Tampoco me preocupa excesivamente, pero esos ratos...
Coincido contigo totalmente en lo de los disgustos ;-) y en todo ya puestos! xD